¿Qué es la Diabetes Tipo 1?

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas de una persona no es capaz de producir suficiente insulina para que el cuerpo pueda funcionar correctamente.

Sleeping
Ed Yourdon / Foter.com / CC BY-SA

La diabetes tipo 1 se considera una enfermedad auto inmune: las propias células del cuerpo atacan a las células en el páncreas que producen insulina, ya sea destruyéndolas por completo o bastante de modo que no se puede producir suficiente insulina.

Las personas que son diagnosticadas con diabetes tipo 1 a menudo se sorprenden porque no está vinculado al estilo de vida o un peso corporal saludable, sino más bien con herencia o mutación genética.

Por el momento, aún no hay consenso de investigadores que explique exactamente que hace que una persona pueda desarrollar diabetes tipo 1.  Aunque si hay factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de una persona de ser diagnosticada.

Otro nombre para la diabetes tipo 1 es la diabetes juvenil. La razón de esto es debido a que el mayoría de las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1 son menores de 25 años. Existen reportes de pacientes que son diagnosticados con la enfermedad siendo mayores, pero esos son excepciones.

Puede haber un vínculo genético que hace que la gente a convertirse en dependiente de insulina pero la relación exacta aún no se ha descubierto.

Los diabéticos de tipo 1, tradicionalmente, tienen que tomar insulina para el resto de sus vidas.

La cantidad de insulina que toman puede variar con la dieta y el peso a través de los años.

Los diabéticos de tipo 1 deben vigilar cuidadosamente su orina para detectar cetonas cada mañana, ya que es probable que sean diagnosticados con cetoacidosis diabética – una afección muy grave.

Esta es la forma del cuerpo de comunicar que no está recibiendo suficiente combustible y está utilizando las células de grasa como energía en lugar de la comida que se está consumiendo, esto produce alto nivel de cuerpos cetónicos en la sangre y orina, tóxicos para el cuerpo.

Actualmente, el número de personas con diabetes tipo 1 es relativamente pequeño en comparación con el número de personas que están siendo diagnosticados con diabetes tipo 2.

Desgraciadamente las cifras para la diabetes tipo 2 seguirán creciendo en conjunto con las tasas de obesidad.