¿Qué es la Diabetes Tipo 2?

De modo diferente a los diabéticos tipo 1 que no producen suficiente insulina para su propio cuerpo, los diabéticos tipo 2 pueden producir la insulina, pero sus cuerpos no hacen un uso adecuado de la misma.

La diabetes tipo 2 se ha relacionado a las decisiones de estilo de vida debido a que un gran número de personas que son diagnosticadas con este tipo de diabetes son consideran con sobrepeso u obesidad.

Canadian Cardiovascular Congress
colros / Foter.com / CC BY

El peso extra que una persona lleva alrededor puede hacer que sea difícil para el cuerpo procesar la insulina adecuadamente.

Algunos factores de riesgo adicionales para ser diagnosticado con diabetes tipo 2 incluyen conexiones familiares (de primera o segunda generación familiar) y la grupo étnico.

A pesar de la presencia de estos factores de riesgo una persona puede escapar de un diagnóstico de la diabetes tipo 2 por medio de la pérdida de peso, comer una dieta saludable, y un montón de actividad física. Un conjunto de cambios de estilo de vida coordinados.

La diabetes tipo 2 en el pasado ha sido diagnosticada en pacientes mayores de 40, pero en los últimos años, personas de todas las edades han sido diagnosticadas con esta enfermedad.

Hay un alarmante número de niños que están siendo diagnosticados con diabetes tipo 2 producto de su obesidad.

Las personas que aún no han sido diagnosticados con diabetes tipo 2 pueden presentar algunos de estos síntomas:

Infecciones del Tracto Urinario (UTI) y las infecciones de la piel. Cambios de humor e irritabilidad también pueden ser síntomas de diabetes, pero por lo general uno no se precipita a una visita al médico que más tarde se explica por los niveles altos o bajos de azúcar en la sangre.

Otras señales de advertencia para la diabetes tipo 2 son los mismos que la diabetes tipo 1, tales como un aumento de la necesidad de orinar, sed y una sensación de letargo o cansancio constante.

Healthy Lifestyle
Cajie / Foter.com / CC BY-NC-SA

Los diabéticos tipo 2 tienen una gama más amplia de opciones para el tratamiento dependiendo de la preferencia personal y sus necesidades individuales, en contraste con los diabéticos tipo 1, quienes generalmente tienen la única opción de aplicarse inyecciones de insulina o usar una bomba de insulina.